7 SITUACIONES DE ALTO RIESGO TRAS LA SEPARACIÓN

Más que el divorcio en sí, el lugar que el niño ocupa en el conflicto de sus padres es el determinante de su evolución psicológica. La siguientes 7 situaciones de algo riego tras la separación conllevan un riesgo grave para su desarrollo emocional y que propician la aparición de alteraciones psicológicas en la infancia y suelen ser consecuencia de los divorcios destructivos.

Situaciones de alto riesgo

  1. El/la niño/a hipermaduro: niños que aparentan una madurez superior a la de su misma edad. Tras esta madurez se esconde un sufrimiento en silencio por no atreverse a expresas sus sentimientos, ya que ven mal a sus padres y quieren hacer creer que no les afecta la separación para que estos no se preocupen. En ocasiones, son los progenitores quienes colocan en esta posición a los/as hijos/as; sin ser conscientes de ello, mandan mensajes que son recogidos por los/las niños/as y éstos intentan satisfacerles; aunque también puede suceder que sean los propios niños/as los que se coloquen en esta posición de riesgo.
  2. El/la niño/a espía: saber del excónyuge a través de los/as hijos/as es uno de los errores que más frecuentemente cometen las parejas ya separadas. Cuando se bombardea a los/as hijos/as con preguntas sobre el otro progenitor: qué han hecho con ellos, con quien han estado… pero las respuestas de éstos provocan distintas reacciones emocionales en los progenitores, que los/as hijos/as captan haciendo que puedan entrar en un conflicto de lealtad. Hay muchos menores que parecen sufrir de amnesia ante las preguntas de sus progenitores sobre lo que han hecho, comido, con quién han jugado y a quién han visitado.
  3. El/la niño/a dividido: cuando se intenta negar la existencia del otro progenitor, el menor aprender que ciertos temas son tabús, ni siquiera se atreven a llevar un juguete a casa que les haya regalado el otro progenitor, lo que lleva a algunos menores a llevar una doble vida, saben que cuando están con uno, no deben existir signos o muestras de la relación con el otro. Esta situación les lleva a vivir una realidad dividida y con frecuencia la negación del otro progenitor se extiende al resto de familiares.
  4. El/la niño/o mensajero: cuando se involucra al niño en conflictos que es entre los adultos (tema de pensiones, vestuario, horarios de recogida, vacaciones…) y se utiliza al menor para transmitir información de un progenitor a otro, lo convertimos en un/a niño/a mensajero. Los progenitores deberían evitar que los niños se conviertan en los transmisores de la información que únicamente les corresponde a ellos.
  5. El/la niño/a colchón: el menor que amortigua el conflicto con sus padres. Los progenitores descargan sobre el hijo la rabia ante las actuaciones malintencionadas del excónyuge, soportando descalificaciones y desvalorizaciones de uno contra el otro, sin delatarles en ningún momento. El menor capta lo que cera conflicto entre sus padres y siempre intenta minimizarlo. Intenta amortiguar “las agresiones” que sus padres se dirigen entre sí, y para ello, si es necesario, miente o se responsabiliza él mismo de las actuaciones paternas.
  6. El/la niño/a confidente: menores que son utilizados como confidentes del conflicto de la pareja por uno de sus padres. Hay padres que comentan su insatisfacción y malestar en la pareja e incluso el deseo de separarse. El/la niño/a no está preparado para asimilar este tipo de información: se le hace depositario de confidencias, a veces de infidelidades, e incluso de detalles de vivencias íntimas. Los menores se sienten culpables y traidores ante el otro progenitor porque tiene una información que les afecta y que ocultan, al mismo tiempo que sufren en silencio una angustia por una posible ruptura, lo cual puede dañar la estabilidad psicológica del menor.
  7. El/la niño/a víctima del sacrificio de su padre/madre: cuando la madre o el padre dice frases como “lo he sacrificado todo por ti” el menor crece sintiendo que es una carga y piensa que su madre o padre lamenta la existencia por el tono de reproche que capta de sus palabras lo que crea en el niño un sentimiento de culpa.

Estas 7 situaciones de alto riesgo tras la separación es importante tenerlas en cuanta, ya que es importante tener cuidado con los menores, debido a que son los que más sufren dichas situaciones y hay que protegerlos de esto.

Comments are closed.