PERSONALIDAD Y ENFERMEDADES

La forma habitual de comportamiento de los seres humanos, es decir, su personalidad, afecta en mayor y menor medida a la propensión de sufrir enfermedades tanto físicas como psicológicas. 

Según el modo en que manifestamos pensamientos, emociones y conductas las personas podemos asignarnos en diferentes grupos denominados patrones de conducta tipo A, B, C y D.

Números estudios de investigación iniciados por Friedman y Rosemann (1976) concluyeron que existía una correlación entre tipos de enfrentamiento al estrés, tipos de personalidad y enfermedades mentales y físicas.

PATRONES DE PERSONALIDAD

¿Qué características tiene cada tipo de patrón de conducta?, ¿Cuáles son las enfermedades que se relacionan en cada uno de ellos?

PATRÓN DE CONDUCTA TIPO A (Friedman y Rosenman, 1959)

Son personas competitivas, autocríticos. Sus conductas están orientadas al logro, sobre todo en el mundo laboral. Les cuesta delegar responsabilidades en otras personas.

Son impacientes, enérgicos e impulsivos. Utilizan con frecuencia un tono de voz elevado. Adoptan un estilo comunicativo agresivo u hostil.

Tiene dificultades para conocer y expresar sus sentimientos y emociones. Se caracterizan por tener pensamientos rígidos y concretos.

ENFERMEDADES ASOCIADAS

Son muy propensas al estrés en mayor medida, ya que no perciben los factores estresantes como oportunidades, sino como urgencias que deben resolver cuanto antes, lo que les genera mayor estrés y angustia.

Mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, así como presentar conductas de riesgo como tabaquismo.

PATRÓN DE CONDUCTA TIPO B (Friedman y Rosenman, 1959)

Es lo opuesto al patrón de conducta tipo A.

  • No son competitivos.
  • En mayor medida son pacientes, tranquilos y relajados.
  • Su estilo comunicativo suele ser asertivo, por lo que expresan sentimientos y emociones de forma clara y concisa, incluso las emociones negativas.
  • Tienden a cuidar su bienestar personal, son reflexivos. Muestran empatía.
  • Se caracterizan por tener autoestima alta, mostrando seguridad y confianza.

ENFERMEDADES ASOCIADAS

Este patrón se considera un factor de protección con relación al estrés, ya que asocia los factores estresantes como oportunidades de desarrollo y cambio.  

Evita la aparición de trastornos como la ansiedad o la depresión. Evita el desarrollo de enfermedades físicas.

PATRÓN DE PERSONALIDAD TIPO C (Morris y Greer, 1980)

  • Tienden a ser sumisos, su conducta está destinada a no entrar en conflictos interpersonales.
  • Son emocionalmente inhibidos, es decir, suelen reprimir sus emociones, especialmente las negativas como la agresividad, el enfado o la ira.
  • Por el contrario, tienden a querer agradar. Expresan en exceso amabilidad, solidaridad o amor. A menudo esto los lleva a ignorar sus propias necesidades y deseos, mostrándose complacientes.
  • Su estilo comunicativo es pasivo. Deja de lado sus propios derechos y antepone los de los demás. Su lenguaje no verbal suele estar asociado a: voz vacilante, mirada baja, postura corporal nerviosa.
  • Presentan autoestima baja, se muestran inseguros y no confían en sus posibilidades.

ENFERMEDADES ASOCIADAS

Este patrón está estrechamente relacionado con el desarrollo de cáncer. También con otras patologías como el asma, resfriados continuados y alergias.

La represión de sentimientos puede dar lugar al padecimiento de Trastornos depresivos.

Muestran estrategias de afrontamiento al estrés ineficaces.

PATRÓN DE CONDUCTA TIPO D (Denollet y Brutsaert, 1998)

  • Falta de habilidades sociales, mantienen distancia con los demás.
  • Falta de apoyo social percibido.
  • Muestran afectividad negativa, esto es, tendencia a experimentar emociones negativas y, por ende, mayor angustia. Son pesimistas, ya que tienen una visión negativa de si mismo y del mundo que les rodea.

 ENFERMEDADES ASOCIADAS

La afectividad negativa los lleva a padecer Depresión y Ansiedad. Mayor probabilidad a padecer Trastornos Cardiovasculares como la hipertensión y enfermedad cardiaca. Este patrón tiene más probabilidad que los otros tipos a padecer enfermedades circulatorias.

¿Qué hacer para combatir los patrones disfuncionales?

Dependiendo del tipo de patrón de conducta, podremos emplear distintas estrategias para mejorar el bienestar físico y emocional. El primer paso es la identificación de nuestros hábitos de comportamiento y el conocimiento de las consecuencias que conllevan cada uno de los tipos que existen.

Estrategias como la dotación de estrategias de afrontamiento del estrés, conciencia plena, meditación y el positivismo son aliados que nos ayudan a mejorar nuestra salud y nuestra percepción de ella.

 


PARA MÁS INFORMACIÓN:

Email: mstugores@gmail.com

Teléfono: 697 632 720

Facebook: PSICO-mallorca: Pensat per a tu

Instagram: psicomallorca_margalidaserra

Encuéntranos en Palma. Av/ Jaime III, nº 17, Entlo.M

Encuéntranos en Muro. C/ Libertad, nº12, 2º