LAS EMOCIONES

Las emociones pueden definirse como un estado de nuestro organismo en el que intervienen respuestas fisiológicas (por ejemplo, aumento del ritmo cardiaco), cognitivas (básicamente, pensamientos) y conductuales (las cosas que hacemos, nuestras acciones).

Las emociones son una respuesta a acontecimientos externos e internos. Sin embargo, es muy importante conocer la relación entre tres elementos, que son los que en su conjunto determinan las respuestas que llevamos a cabo. En la siguiente imagen podemos ver estos tres elementos.

Ciclo de la emociones

Ante una situación, la manera en la que la interpretamos determina cómo nos sentimos, y por consiguiente, cómo actuamos.

Ejemplo: supongamos que nos cancelan una quedada para ir a jugar a tenis. Si nuestro pensamiento es por ejemplo “¡Qué rabia! Ya se me ha fastidiado el plan, con las ganas que tenía de jugar”, nuestras emociones probablemente serán la ira, la tristeza, etc. Eso puede llevarnos a quedarnos en casa viendo la televisión y sin hacer nada. Sin embargo, si ante esa misma situación pensamos que quizá es una oportunidad para ordenar la casa o pensamos en un plan alternativo, las emociones serán diferentes, al igual que las conductas.

Tipos de emociones

Es muy importante entender que todas las emociones son necesarias y tienen un papel crucial en nuestra supervivencia.

Las consideradas como emociones básicas serían:

  • Alegría: aparece cuando percibimos algo que nos agrada, que está en sintonía con cosas que nos gustan o nos hacen sentir bien. Es una de las emociones más deseadas y anheladas, pero como todas ellas, no es permanente. 
  • Tristeza: surge ante las pérdidas que sufrimos a lo largo de nuestra vida (un familiar, un ser querido, un plan…). Viene caracterizada por una falta de energía. Como nos genera un gran dolor, en la mayoría de las ocasiones, tratamos de evitarla o reprimirla y lo único que conseguimos con eso, es potenciarla. 
  • Ira: se pone en marcha cuando percibimos que algo va en contra de nuestras creencias o principios morales. También ante objetivos que se han visto truncados. Sentimos la necesidad de defendernos ante el ataque de alguien o hacia una persona cercana. 
  • Asco: se manifiesta cuando algo no es de nuestro agrado. Está en relación con aquello que no queremos en nuestra vida y queremos apartarlo. 
  • Miedo: es el sistema natural de alarma que posee el ser humano. Surge cuando percibimos un peligro y percibimos que no poseemos las capacidades o estrategias para hacerle frente. 
  • Sorpresa: tiene lugar cuando vivimos algo que no esperábamos, tanto positivo como negativo. 

Para más información o concertar una sesión con nuestro equipo:

Correo electrónicomstugores@gmail.com

Teléfono: 697 632 720


Comments are closed.