Cómo gestionar los celos entre hermanos

En este nuevo artículo, PSICO-Mallorca ofrece algunas pautas sobre cómo gestionar los celos entre hermanos.

¿Qué son los celos?

Los celos son una respuesta emocional que aparece cuando creemos que alguien a quien queremos está prestando más atención o dando más afecto a otra persona.

En el caso de los celos entre hermanos, surgen cuando uno de ellos siente que sus padres están sustituyéndolo o dándole más afecto a su hermano o hermana que a él/ella.

¿Por qué se producen celos entre hermanos?

Hasta cierto punto, los celos entre hermanos pueden ser una respuesta adaptativa.

En otras palabras, la situación familiar cambia con la llegada del nuevo miembro y el niño tiene que reajustarse a esa nueva situación, siendo los celos una fase de esa adaptación.

De ese modo, podemos considerar esta respuesta como algo normal, siempre que sea temporal y no repercuta significativamente en la estabilidad familiar.

Síndrome del príncipe destronado

Cuando un nuevo hermanito o hermanita aparece en el escenario familiar, muchos niños/as pueden experimentar una serie de reacciones emocionales conocidas como el síndrome del príncipe destronado.

El origen este síndrome se encuentra en el hecho de que el niño o niña ya no es hijo/a único/a, por lo que debe acostumbrarse a compartir la atención y el afecto de sus padres con el nuevo miembro.

Manifestaciones más comunes de este síndrome

· Enuresis/Encopresis: con la llegada del nuevo hermano/a, el niño/a puede experimentar un retroceso en sus logros evolutivos. Uno de ellos sería la capacidad para controlar sus esfínteres.

· Rendimiento escolar: otra manifestación muy común de este síndrome es el empeoramiento de las calificaciones escolares.

· Problemas de conducta: el llanto, las rabietas o el negacionismo cuando los padres dan alguna pauta son otros síntomas bastante comunes.

· Somatización: el reajuste a su nueva situación también pueden reflejarlo con síntomas físicos, como dolores de barriga o problemas intestinales.

· Cambios en el lenguaje: el niño/a puede utilizar un lenguaje más infantil, aun habiendo aprendido en su momento un vocabulario más extenso y avanzado.

· Alteraciones en el sueño: el niño/a puede padecer insomnio, pesadillas o pedir a los padres que duerman con él o ella.

· Alteraciones en la alimentación: se reflejan cuando se niega a comer, pierde el apetito o le pide a los padres que sean ellos los que le den la comida.

· Mala relación con el hermano/a: el niño/a puede ignorar al hermano/a, hacer como si no existiera (por ejemplo, no lo representa en un dibujo de la familia). También es común que lo culpe de sus problemas y su mala conducta.

Pautas para manejar los celos entre hermanos

Cuando el hermano o hermana llega a casa

Hay muchos niños/as que piden a sus padres tener un nuevo compañero de juegos y que se emocionan al saber que van a tener un hermano o hermana.

Sin embargo, hay otros que prefieren no tenerlos y cuando se les plantea esa posibilidad reaccionan con malestar y negación.

Ante este último caso, es importante seguir algunas pautas para saber cómo gestionar los celos entre hermanos y en concreto, cómo actuar para que la llegada del recién nacido tenga el menor impacto posible.

Algunas de ellas son:

· Antes de la llegada del nuevo miembro, debemos preparar al niño/a y anticiparle lo que va a pasar cuando este llegue. Es importante hablarle de las ventajas de tener un/a hermano/a y recordarle cuando él o ella era un bebé, para que entienda mejor lo que va a pasar.

· Regalar algo al hermano/a y decirle que es de parte del nuevo bebé.

· Al hacer la presentación, es mejor que el recién nacido no esté en brazos de la madre o el padre. Así la primera impresión no será que el bebé le ha quitado su sitio o le “ha robado” a sus padres.

· El niño/a puede implicarse en el cuidado diario del bebé. De esa forma, le hacemos sentir parte de la nueva situación familiar.

· Cuando vengan allegados a conocer al bebé, remarcarles que también hagan caso al hermano/a para que no se sienta excluido.

Cómo gestionar los celos entre hermanos

· En primer lugar, es importante ser comprensivos con el hermano/a mayor, evitando el castigo y el enfado ante sus conductas celotípicas.

· Debemos explicarle con cariño y paciencia que el hecho de que tenga un nuevo hermano o hermana no significa que a él/ella ya no se le quiera o se le quiera menos. Para ello, debemos encontrar momentos a solas con él/ella en los que se sienta atendido/a y querido/a.

· No alterar en exceso sus rutinas y encontrar momentos para estar con él o ella. El objetivo es que no note demasiados cambios en su vida y los asocie al nuevo miembro.

· Cuidado con las etiquetas. No debemos comparar a los hermanos, sino fomentar la cooperación entre ellos para que su relación sea cordial y no de competencia.

· Establece reglas de convivencia, donde cada hijo/a tenga sus espacios y pertenencias y estas se respeten.

Para más información o concertar una sesión con nuestro equipo:

Correo electrónico: mstugores@gmail.com

Teléfono: 697 632 720

Redes sociales:

  • Facebook: PSICO-mallorca: Pensat per a tu
  • Instagram: psicomallorca_margalidaserra

Te puede interesar

Programa de Educación Emocional para niños y adolescentes

Problemas de conducta en la infancia

Comments are closed.