MITOS SOBRE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

PSICO-Mallorca ofrece un nuevo artículo dedicado a los mitos sobre la violencia de género.

¿Qué es la violencia de género?

La violencia de género es un tipo de maltrato intrafamiliar en el que la persona agresora produce un daño intencionado contra la víctima por razones de género. La violencia puede ser física, psicológica, sexual, económica o social, entre otras.

El número de víctimas por violencia de género en España del año 2019 fue superior a 30.000 mujeres

(Instituto Nacional de Estadística, 2020)

¿Es la violencia de género un problema de recién aparición?

No. La violencia de género es un fenómeno que ha estado presente en muchas familias a lo largo de muchísimo tiempo.

Sin embargo, en la actualidad se trabaja por una mayor concienciación y sensibilización social con respecto a esta problemática, haciendo que salgan muchos más casos a la luz.

¿Cuáles son las causas de este tipo de maltrato?

No podemos hablar de una causa concreta, sino más bien de una serie de factores interrelacionados que al interactuar favorecen el problema. Por ejemplo: el contexto social, las características de personalidad de víctima y agresor, su historial familiar previo, la cultura que les rodea, etc.

No obstante, uno de los elementos más influyentes es la desigualdad de género.

Históricamente, se ha posicionado al hombre en una condición de superioridad con respecto a la mujer. En sus inicios, fue justificado por razones biológicas para con el paso del tiempo, convertirse en un rol social que ha ido creando entre ambos sexos una relación de poder.

Mitos acerca de la violencia de género

A continuación, se exponen una serie de mitos acerca de la violencia de género que es importante conocer y desmontar para tener una idea más acorde a la realidad sobre este problema:

Los maltratadores son personas con problemas psicológicos

Tan solo el 10% de los agresores presentan alguna psicopatología.

Una persona que ha sido maltratada o ha presenciado malos tratos en su infancia, se convertirá en maltratadora

Únicamente el 20% de los agresores ha sufrido malos tratos infantiles. Si bien es cierto que un niño que presencia violencia en su casa puede aprender que ese es el método para resolver los problemas, no es un factor DETERMINANTE para convertirse en agresor.

Las mujeres maltratadas no dejan al agresor porque no quieren

Las mujeres víctimas de violencia de género muchas veces se ven sometidas al juicio de familiares, amigos y sociedad en general cuando cuentan por lo que están pasando.

Están asustadas, confundidas y, si hay hijos de por medio, muchas veces no acaban con la relación por considerar que eso perjudicará a los más pequeños.

Además, muchas veces los agresores amenazan a la mujer en caso de que esta amague con denunciar e irse de casa.

Un embarazo acaba con el maltrato

Al contrario de lo que pueda parecer, el embarazo puede disparar la violencia, puesto que aumenta la percepción de dominancia del agresor sobre la víctima. En estos casos, las agresiones se dirigen a zonas como el vientre, pudiendo provocar daños en el futuro bebé o incluso el aborto.

Los malos tratos se dan solo en clases sociales bajas

La violencia de género es una problemática que no entiende de clases sociales. Sí es cierto que en las familias con menos recursos se tiende a denunciar más y a buscar recursos públicos para afrontar la situación, lo cual facilita el registro de estos casos.

Las familias de clases más altas buscan ayuda de forma privada, lo que hace más difícil la contabilización de estos casos, pero ello no significa que no existan.

Los maltratadores no cambian

El agresor puede someterse a intervenciones psicoeducativas en donde aprenda a resolver los problemas y afrontar el estrés sin violencia. No obstante, el primer paso es que sea consciente del problema y que esté dispuesto a trabajar para solucionarlo.

Las consecuencias de la violencia de género solo las sufre la familia

El maltrato es un problema que no solo repercute en la familia que lo sufre. Supone altos costes para el estado (a través de la creación de programas de prevención e intervención) y para el sistema sanitario.

Como vemos, la violencia de género no es un problema únicamente familiar, sino que afecta a toda la sociedad. Ello hace que de alguna manera todos tengamos que colaborar en su prevención, detección e intervención, con el último fin de erradicar un fenómeno que cada año va dejando atrás a más víctimas.

Te puede interesar

Curso sobre Relaciones Tóxicas

Curso sobre Gestión Emocional: Aprender a Poner Límites

Para más información:

mstugores@gmail.com

Tel: 697 632 720

Facebook: PSICO-mallorca: Pensat per a tu

Instagram: psico_mallorca