CONSEJOS PARA GESTIONAR LA IRA

Piensa, luego actúa

En este nuevo artículo de PsicoMallorca, ofrecemos algunos consejos para gestionar la ira.

Pero, para empezar, ¿qué es la ira?

La ira es una emoción que se pone en marcha cuando percibimos que algo va en contra de nuestras creencias o principios morales. También ante objetivos que se han visto truncados. Sentimos la necesidad de defendernos ante el ataque de algo o alguien.

¿Es la ira una emoción negativa?

No. Las emociones no son negativas o positivas. Es decir, una emoción no puede considerarse buena o mala. 

Todas las emociones son lícitas. Es normal que haya días que nos enfademos, otros en los que lloremos o que estemos alegres. Forma parte de la condición humana.

Sin embargo, lo que sí puede estar bien o mal es la forma en la que gestionamos nuestras emociones. 

Por ejemplo, enfadarse implica sentir rabia, frustración y algo de ira. Todas esas emociones y sentimientos son normales. Ahora bien, ante tales sensaciones podemos (a) desahogarnos escribiendo lo que ha pasado, cómo nos ha hecho sentir, qué pensamientos tenemos al respecto, etc. o (b) pegarle a aquella persona que nos ha hecho enfadar.

Como vemos, la forma en la que manejamos el enfado puede ser una u otra, pero lo que queda claro es que la segunda opción no es la acertada, ya que no solo implica hacer daño a otra persona sino que, paradójicamente, lo único que hará es agravar el conflicto y, por consiguiente, el nivel de enfado.

Consejos para gestionar la ira

Una vez hemos definido qué es la ira, vamos a presentar algunos consejos muy útiles para garantizar ese buen manejo de la emoción. Entre ellos, encontramos:

  • Tomar distancia de la situación que ha desencadenado la ira y darnos un tiempo hasta que nos calmemos y podamos analizarla friamente.
  • Hacer ejecicio (sobre todo de tipo cardiovascular) ayuda a liberar tensiones y energía, siendo una herramienta de desahogo muy efectiva.
  • Practicar ejercicios de respiración y relajación, como estrategia de autocontrol y autoregulación emocional.
  • Escribir qué ha ocurrido para sentir esa ira, qué pensamos al respecto y cómo nos sentimos.
  • Una vez estemos más calmados/as, podemos explicarle a la persona implicada por qué nos hemos sentido así, siempre practicando la asertividad.

Te puede interesar…

Psicólogos Mallorca. «La persona como ser social«:

Psícologos Palma. «Estilos de comportamiento«:

 

Para más información:

Margalida Serra Tugores

mstugores@gmail.com

Tel: 697 632 720