Estilos de comportamiento

Las personas podemos adoptar diferentes estilos de comportamiento

En primer lugar, los estilos de comportamiento no son categorías rígidas.

Sin embargo, aunque tengamos un estilo de comportamiento predominante, podemos adaptarlo según el contexto, la persona con la estamos o el momento vital en el que nos encontramos.

Estilos de comportamiento más habituales

 Estilo pasivo

  • Actitud sumisa, tímida.
  • Son personas empáticas pero con temor al conflicto o a la crítica. 
  • No defienden sus propios derechos frente a los de los demás.
  • Dificultad para intervenir en las conversaciones  y decir lo que piensan.
  • Bloqueo ante determinadas situaciones sociales o de conflicto.
  • Dificultad para decir NO o expresar cuando algo molesta.

De esta manera, este estilo de comportamiento suele generar ansiedad y frustración

Estilo agresivo

  • Actitud egoísta y poco empática. 
  • Pocas habilidades para afrontar los conflictos.
  • Las discusiones son una competición donde hay que ganar a toda costa. 
  • Facilidad para decir lo que sienten o piensan, aunque hieran sensibilidades. 
  • Actitud defensiva, se sienten siempre atacados.
  • Poco control de impulsos.
  • Pensamiento rígido.
  • Provocación.

Muchas veces, este estilo de comportamiento se utiliza cuando nos sentimos  vulnerables. A su vez, puede ser una respuesta aprendida por un daño emocional mal gestionado.

Estilo pasivo-agresivo

  • Dificultad para exteriorizar lo que uno piensa.
  • Evitación del conflicto directo.
  • Agresividad más sutil o indirecta (uso de sarcasmos, indirectas o comentarios irónicos).
  • Suelen mantener la calma. No demuestran sus emociones y fingen sorprenderse cuando los demás les recriminan.

Cabe remarcar que este estilo de comportamiento pasivo-agresiva sugiere problemas de autoestima e inseguridad, así como una falta de habilidad a la hora de gestionar determinadas situaciones y emociones.

Estilo asertivo

  • Defienden los derechos propios respetando los de los demás.
  • Alta capacidad de empatía.
  • La finalidad del diálogo es llegar a un acuerdo. 
  • Seguridad en sí mismos/as.
  • Muestran respeto hacia los demás.
  • Manifiestan su postura de forma firme, razonada y justificada.

Para terminar, el estilo de comportamiento asertivo suele estar relacionado con la seguridad en uno mismo/a y  la correcta gestión de las emociones.

Para más información:

Correo electrónico: mstugores@gmail.com                             

Teléfono: 697-632-720

Psicólogos en Palma. Taller de inteligencia emocional

Psicólogos en Mallorca. Aprender a poner límites