Trastorno Alimentario por atracón.

El trastorno alimentario por atracón de comida se  caracteriza por episodios recurrentes en los que la persona realiza atracones de comida de alimentos con alto contenido calórico, en un breve período de tiempo. Periodo a lo largo del cual, la persona siente que pierde el control.


EL manual diagnóstico DSM-5 (APA, 2013) atribuye al atracón:

– Ingestión en un período determinado (una o dos horas) de una cantidad de alimentos claramente superior a la que la mayoría de las personas ingeriría en un período similar, en circunstancias parecidas.

– Sensación de falta de control sobre lo que se ingiere durante el episodio.

Este  trastorno alimentario puede correlacionar con un alta de obesidad, por lo que no es infrecuente que las personas que lo sufren, lleven a cabo una dieta (no extrema), aunque no necesariamente sean personas que tienen una distorsión de su imagen corporal ni se encuentran insatisfechos con ella.

Sin embargo, sí que presentan un malestar intenso con respecto a los atracones (DSM-5).

El DSM-5 exige que los atracones se produzcan, de promedio, al menos una vez a la semana durante tres meses y se puede especificar la gravedad.

Causas del trastorno alimentario por atracón de comida.

Los episodios de sobreingesta, suelen deberse a factores emocionales (ingesta emocional) o ambientales (alimentos).

Generalmente,  tienden a llevarse en secreto, ya que la persona reconoce que es un patrón anormal de alimentación.

Entres sus características más comunes podemos destacar:

– Ingesta muy rápida de comida en la que apenas mastican.
– Movimiento con alto grado de ansiedad durante el atracón.
– Ocultación del atracón.
– Pérdida de control, que puede tener lugar antes de empezar a comer, o puede darse a medida que se desarrolla la ingesta.
– Consumo principalmente de alimentos percibidos como prohibidos, aquellos que se han tratado de evitar, que suelen ser de naturaleza dulce.
– Sensación de conciencia alterada, de manera que es frecuente que describan el episodio como si estuvieran en trance.
– Gran cantidad de alimento ingerido, si bien este criterio es muy variable de unos individuos a otros.
– Sentimientos de disgusto y ansiedad tras el atracón, aunque durante el mismo las sensaciones suelen ser placenteras.

Más información:

Psicólogos en Mallorca. Trastornos Alimentarios

Psicólogos en Palma. Trastornos Alimentarios

 

Comments are closed.